El edificio o Palacio del actual Museo Lázaro Galdiano

El edificio y el entorno del Museo Lázaro Galdiano

Parque Florido

Palacio promovido por el coleccionista de arte, bibliófilo, editor y financiero José Lázaro Galdiano (Beire, 1862 - Madrid, 1947) y su esposa, la argentina Paula Florido Toledo, con el fin de establecer su residencia particular en Madrid, tras su matrimonio en 1903. Confiados en el prestigio alcanzado por José Urioste en la Exposición Universal de París de 1900 con su pabellón español, decidieron encomendarle los planos de su residencia, la cual habría de seguir la traza y estilo neoplateresco de aquel. Fechado el proyecto en enero de 1904, finalmente no pudo materializarse por falta de acuerdo entre el arquitecto y su cliente, lo que motivó su sustitución por Joaquín Kramer, ligado a comitentes de mentalidad avanzada como Federico Fliedner y Francisco Giner de los Ríos. Manteniendo la concepción general del proyecto de Urioste y asumiendo las continuas modificaciones ordenadas por Lázaro, los nuevos planos pudieron concluirse nueve meses después, comenzándose las obras inmediatamente, con la colaboración de José Lorite, sobrino de Kramer. Cansado de las exigencias del promotor, Kramer también abandonó en 1906, asumiendo la dirección facultativa a partir de entonces el arquitecto barcelonés Francisco Borrás, quien ya había trabajado antes para aquel, realizando el edificio colindante donde se ubicaba la sede de su editorial La España Moderna.

El volumen del Palacio, denominado Parque Florido en honor de la esposa de Lázaro, tiene planta rectangular, alrededor de un patio cubierto, al que se adosa un pórtico y en el extremo opuesto una torre, donde Urioste había previsto alojar la escalera, pero Lázaro decidió desplazarla para colocar en ella tres hermosas salas. Al exterior, toda la costosa decoración plateresca fue eliminada, optándose por un vocabulario más clásico e intemporal. El edificio, con sus valiosas colecciones de arte y bibliofilia, fue donado al Estado español por José Lázaro. Creada la Fundación Lázaro Galdiano en 1948, la antigua residencia se convirtió en museo, siendo inaugurado en 1951, aunque su nuevo uso exigió una adecuación del interior, encargándose las obras al arquitecto Fernando Chueca, quien también llevó a cabo una profunda reforma de la sede de La España Moderna para servir como edificio institucional, dotándolo de auditorio, sala de exposiciones temporales, instalaciones de biblioteca y archivo y oficina de la revista de arte Goya.

La decoración de Parque Florido

Llegada la hora de decorar el palacio, es decir, de preparar el escenario de su vida familiar y pública, Lázaro confió los trabajos de Manuel Castaños, quien llevó a cabo la ornamentación de cornisas y sobrepuertas, y a Juan Vancell, que se ocupó del encasetonado clásico del pórtico de la fachada principal, dejando a cargo de especialistas franceses las imitaciones de mármoles y maderas. Todo ello se hizo con diseños y dirección del arquitecto Francisco Borrás, quien, en perfecta sintonía con los propietarios, empleó formas renacentistas en los salones de la planta noble y un estilo Luis XVI, más luminoso y a la moda, en las habitaciones de la planta primera., donde la familia hacia la vida. Las colecciones artísticas reunidas por Lázaro, ya muy nutridas entonces, se distribuyeron en las estancias de ambos pisos, armoniosamente integradas en la decoración general.

La pintura de los techos fue realizada por Eugenio Lucas Villamil entre 1906 y finales de 1908. Lucas cubrió aquellos amplios espacios mediante la técnica llamada marouflage, o sea, lienzos fijados una vez pintados, y representó en ellos temas adecuados a la función de cada sala, adaptando los modelos que el propio Lázaro le facilitaba. El complejo proceso constructivo y decorativo, atentamente supervisado por el coleccionista, se dio por concluido en los primeros meses de 1909. En palabras del Marqués de Lozoya, el edificio se alza como “uno de los más suntuosos ejemplares de morada señorial madrileña en el reinado de don Alfonso XIII”.

La transformación: de Palacio a Museo

Desde su inauguración en 1909 el palacio se fue adaptando a las necesidades de la familia sin variar su estructura arquitectónica. Las primeras modificaciones las realizó Lázaro entre 1945 y 1946 cuando, recuperadas sus obras artísticas, que habían salido de Parque Florido durante la Guerra Civil, y esperando la llegada de sus colecciones de Nueva york y París, comenzó a reordenar la presentación de su Colección. Pero la verdadera transformación comienza con las obras que convirtieron la casa en museo (1949-1950).

En una primera fase se techó el patio central y los espacios privados se eliminaron para albergar la instalación museográfica, ideada por el arquitecto Fernando Chueca bajo la supervisión de José Camón Aznar, primer director de la fundación. La necesidad de exponer miles de obras, muchas de ellas de pequeño tamaño y gran valor, imponía, tanto por razones de organización como de seguridad, una ordenación propiamente museal. Así, dos de las cuatro plantas del edificio –baja y primera– fueron radicalmente reformadas, conservando la rica decoración original de la planta noble y de algunas estancias del piso primero con el fin de evocar el ambiente “vivido” de la residencia.

En 1958 finalizó la segunda fase, que transformó la última planta del palacio para ampliar la superficie expositiva, y modificó la disposición de la Colección proyectada en 1950.

El nuevo aspecto del palacio se mantuvo hasta la última rehabilitación integral, realizada entre 2001 y 2003 por el arquitecto Fernando Borrego con instalación museográfica de Jesús Moreno y Asociados, siguiendo el guión museológico realizado por el equipo técnico del museo. Adaptado a las nuevas exigencias museográficas, se reabrió al público en 2004.

Copyright © 2017. Fundación Lázaro Galdiano

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

La Fundación Lázaro Galdiano le informa del uso de cookies que nos permiten conocer la actividad de los usuarios del sitio. Al continuar con la navegación, Vd. dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visite política de privacidad. Saber más

Acepto