Historia de la Biblioteca Lázaro Galdiano


Biblioteca Lázaro Galdiano

Historia de la Biblioteca

La Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano se fundó en 1948, cuando se creó esta institución con el legado procedente de José Lázaro. Una parte muy notable de los bienes heredados estaba integrada por la conocida como Biblioteca Lázaro, que contaba con una selecta colección de obras propias de una biblioteca de bibliófilo y también con una biblioteca de trabajo en la que se hallaban libros y revistas que habían sido instrumentos útiles para formar las colecciones artísticas y bibliográficas que reunió José Lázaro junto a obras relacionadas con su labor de editor.

Aquella Biblioteca Lázaro se había iniciado en las últimas décadas del siglo XIX y alcanzó merecida fama en la primera mitad del XX no sólo entre libreros, bibliófilos y bibliógrafos pues, aún tratándose de una colección particular, estuvo a disposición de los investigadores y, con cierta frecuencia, se mostraron sus joyas más notables en exposiciones colectivas o en individuales organizadas por su propietario.

La colección de libros que José Lázaro tenía en Parque Florido, su palacio madrileño, se vio incrementada con otros que había adquirido en París y Nueva York y con varios miles de volúmenes procedentes de la Biblioteca Nacional, que constituían una buena parte de los libros que habían salido de su casa en 1936 cuando fueron incautados. El inventario, concluido en 1951, relaciona manuscritos, impresos, publicaciones periódicas, estampas y dibujos y es el reflejo fiel del núcleo inicial de esta Biblioteca con más de 20.000 registros.

La creación de la Fundación Lázaro Galdiano aseguró no solamente la conservación de los fondos artísticos y bibliográficos sino también su aprovechamiento para el estudio y divulgación de los mismos. Desde aquella fecha se pueden establecer tres etapas diferenciadas: la primera comprende desde que se creó hasta la década de los años noventa del siglo XX, la segunda concluye en 2007 pues al año siguiente tomó un nuevo rumbo con la mirada orientada hacia proyectos culturales y de investigación, el más adecuado por las colecciones que atesora la Fundación.

Primera etapa

Antonio Rodríguez-Moñino, a quien se le había encargado la realización del inventario, fue el primer director de la Biblioteca y no sólo propició los iniciales trabajos de investigación sino que puso empeño en la difusión de este extraordinario legado bibliográfico y en dar a conocer la figura de José Lázaro. Además en la década de los años cincuenta se reformó el edificio de La España Moderna –conocido con este nombre por haber sido la sede de la editorial que fundó y dirigió José Lázaro– para facilitar las labores propias de la Biblioteca y disponer de una sala de lectura adecuada para la atención a los investigadores.

La salida de Rodríguez-Moñino de la Fundación, cuando se trasladó a Estados Unidos, frenó el impulso inicial en el que también hubo especial empeño en la adquisición de libros con fin de actualizar una biblioteca que había permanecido prácticamente cerrada desde 1936. En los años siguientes la principal tarea fue la catalogación y atención a usuarios presenciales, especialmente investigadores extranjeros. En 1993 se organizó la primera exposición con fondos propios en la Fundación, José Lázaro bibliófilo, una de las actividades que tuvieron lugar durante el XVIII Congreso Internacional de Bibliofilia.

Segunda etapa

Se inicia la segunda etapa a partir de 1997, cuando, al quedar la Biblioteca y el Archivo unidos orgánicamente, se puso especial énfasis en la difusión, con publicaciones –catálogos como Manuscritos españoles de la Biblioteca Lázaro Galdiano, obras en facsímil y los diez volúmenes de la Colección Archivo epistolar de La España Moderna–, con exposiciones en la sede de la Fundación –La estética del libro español y Cánovas y Lázaro– y con el aumento de préstamos a otras entidades para muestras temporales. También se reformaron las instalaciones y, por otra parte, se vio incrementado el fondo con un legado tan notable como el que conforman la Biblioteca y el Archivo de Pedro Antonio de Alarcón.

Tercera etapa

A partir de 2008, la gestión del Gabinete de estampas y dibujos pasó a este Departamento y se plantearon nuevas iniciativas encaminadas al estudio y a la investigación con proyectos culturales y acuerdos con entidades del ámbito académico y universitario. La tarea se vio facilitada, de forma especial, con la creación de la sala Joyas Bibliográficas en el Museo, en la que se han ido mostrando obras que no figuran en la exposición permanente: manuscritos, impresos, encuadernaciones, documentos, fotografías, estampas y dibujos. Desde que se inauguró en 2008 con la exposición Encuadernaciones artísticas de Romero de Lecea en la Biblioteca Lázaro Galdiano hasta el año 2012, cuando se ha conmemorado el 150 aniversario del nacimiento de José Lázaro, se han realizado en la sala trece exposiciones con fondos del Departamento. En ocho ocasiones se ha publicado el catálogo correspondiente que queda como testimonio de la muestra y además incluye el resultado de la investigación llevada a cabo y colaboraciones de profesores e investigadores españoles y extranjeros. En esta tarea se ha contado con el apoyo de firmas reconocidas por su prestigio en distintas especialidades como las de François Avril o Francis Richard, entre otros, y su aportación ha sido valiosísima para el conocimiento de las colecciones de la Fundación. Se han podido exhibir así numerosas obras que sólo habían estado al alcance de los investigadores, algunas verdaderas joyas bibliográficas como El sueño de Polifilo impreso por Aldo Manucio, el Libro de retratos de Pacheco, los libros de horas o los manuscritos orientales.

Otras publicaciones como Aficiones peligrosas de Emilia Pardo Bazán, con la que se iniciaba la colección Textos inéditos y olvidados, editada en 2012, la apertura del blog oficial de la Biblioteca y la concesión a la Fundación del proyecto de investigación La Literatura y las Artes en epistolarios españoles del siglo XIX, iniciado en 2012 y que concluirá en 2014, son ejemplos de la nueva orientación de esta etapa en la que, por otra parte, se ha puesto especial énfasis en la difusión de los fondos al incluir los manuscritos e impresos en el Catalogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico, al iniciar en 2013 la digitalización, tratamiento de conservación y estudio del Copiador de cartas de la España Moderna, un fondo documental muy importante para conocer la figura de Lázaro y su labor editorial, y al crear la Biblioteca digital que facilita el estudio y aprovechamiento de estos fondos.

> Enlace a PDF de la Ponencia Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano: Proyectos culturales y de investigación ( I Jornadas sobre Bibliotecas de museos: Nuevos medios y nuevos públicos celebradas en el Auditorio Museo del Traje, Centro de investigación del patrimonio etnológico, Madrid, 28, 29 y 30 de noviembre 2011 )

Copyright © 2017. Fundación Lázaro Galdiano

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

La Fundación Lázaro Galdiano le informa del uso de cookies que nos permiten conocer la actividad de los usuarios del sitio. Al continuar con la navegación, Vd. dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visite política de privacidad. Saber más

Acepto