Exposición de Ricardo Calero NATURA_TIEMPO Y MEMORIA

Exposición de Ricardo Calero

Natura_Tiempo y Memoria

Desde el 17 de noviembre de 2022 la sala Pardo Bazán del Museo Lázaro Galdiano albergará una serie inédita de dibujos, fotografías, papeles enterrados, hojas, piedras, documentos del artista Ricardo Calero que conforman un trabajo de “grabado litográfico natural” en el que se deja traslucir la impermanencia de las cosas y de la vida. La exposición Natura_Tiempo y Memoria, en colaboración con el Centro de Arte y Naturaleza de Huesca (CDAN), se presenta como memoria y testimonio de un momento, de un lugar y de aquello que ha sucedido en esos instantes y en esos espacios, ahondando en las temáticas del artista y en el concepto de arte y naturaleza. Una muestra que presenta una línea de diálogo novedoso no solo con la tierra donde “germinan” las obras, sino entre el propio artista y el espectador que se refleja en el otro y en sí mismo, y la del autor con uno de sus referentes: Goya.

  • Del 17 de noviembre de 2022 al 15 de enero de 2023
  • ENTRADA GRATUITA
  • De martes a domingo, de 11 a 15 horas. Lunes cerrado
  • Sala Pardo Bazán. Museo Lázaro Galdiano
  • Calle Serrano 122 (Madrid)

La exposición

Sus obras parecen reflejar estados del alma, paisajes emocionales que se escapan a la mirada desde el eco de la vida que fluye, trascendiendo la materia como trazos de un instante irrepetible y de la fragilidad de aquello que nos habita. “Son obras en las que intento rescatar la esencia del lugar, como grabados de la memoria de aquellas acciones, de los lugares elegidos por sus especiales características y la incidencia de los fenómenos meteorológicos... A veces me quedo sin nada, lo pierdo, como una vida que se me ha escabullido, como esos compañeros de viaje que hemos perdido o están en otro lugar, o esas hojas que se ha llevado el aire”, expresa Ricardo Calero. Un artista que podría calificarse como “poeta de arte, materia y concepto” que el Museo Lázaro Galdiano expone en una muestra única formada por un conjunto de obras inéditas sobre el paso del tiempo y la influencia en lo corpóreo. “Papeles” que realizó en el jardín del Museo en el transcurso de las cuatro estaciones, entre los años 2019 y 2020, y que recogen el ADN de la naturaleza acuciada por la climatología y los fenómenos atmosféricos, en una analogía con la propia existencia del ser humano.


El almez, celtis australis, del jardín del Museo Lázaro Galdiano

  • El almez, celtis australis, del jardín del Museo Lázaro Galdiano

Natura_Tiempo y Memoria aborda el nuevo trabajo de Calero en relación a su ‘Natural exterior. Diálogos con la Natura’, concepto con el que se refiere a obras e intervenciones sobre lugares concretos, usualmente al aire libre. Un momento único salvado del tiempo y de lo invisible que partió de un paseo por el Jardín Parque Florido del Museo y de la contemplación del almez (Celtis australis), uno de los árboles de hoja caduca, y de colores en continua transformación, más longevos y bellos que alberga. “En el Museo hay obras extraordinarias, pero en ese mes de otoño de 2018 era el jardín el que me hacía sentir algo muy especial, no solo por el valor artístico que tiene, sino también por la emoción que me inspiraba esa pequeña e histórica reserva natural”, confiesa. Emociones que se convirtieron en un diálogo con la naturaleza del lugar y en un proyecto artístico posterior “sobre la impermanencia de las cosas y de la vida”, admite como quien busca lo esencial en la observación sensible y mística en el sentido más extenso de la palabra y que, desde el sosiego, es capaz de proyectarlo en aquello que ofrece.


Exposición de Ricardo Calero NATURA_TIEMPO Y MEMORIA

  • Imagen del artista dibujando dos hojas de almez durante el otoño de 2019

La exposición recoge también fragmentos de naturaleza rescatada del Jardín Parque Florido y fotografías del proceso de creación en el museo madrileño. Además, puesto que el covid y la Filomena impidieron en un principio el desplazamiento del artista a Madrid, se incluye alguno de esos otros dibujos que se terminaron en el taller del autor en Fuendetodos, inspirados en las imágenes de un pequeño libro del Museo Lázaro Galdiano en el que aparecen imágenes de algunas de las obras más significativas que alberga. Esos dibujos también fueron ofrecidos a la tierra durante unos meses, extendidos por los senderos por los que Goya anduvo, a merced de la climatología y la meteorología de la comarca de Campo de Belchite para, posteriormente, trasladarlos al jardín del museo, donde se terminaría el proceso. Un proceso que no solo generaría un diálogo entre las tierras de secano de esa España vacía y el Jardín Parque Florido, sino también un diálogo novedoso abundando en los pasos de uno de los pintores más destacados de la historia del arte, y casualmente admirado por José Lázaro Galdiano.

La muestra se completa con unas pequeñas obras sobre el concepto de arte y naturaleza que muestran al público algunos trabajos de la trayectoria del artista desde 1989 en Canadá, además de los realizados en el CDAN hace unos meses. Otra puerta a otro diálogo, esta vez entre pasado y presente, de aquellas piezas creadas en otro lugar y otro tiempo con las nuevas obras site-specific realizadas en el Museo Lázaro Galdiano.

Copyright © 2022. Fundación Lázaro Galdiano

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

La Fundación Lázaro Galdiano le informa del uso de cookies que nos permiten conocer la actividad de los usuarios del sitio. Al continuar con la navegación, Vd. dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visite política de privacidad. Saber más

Acepto